Domingo 04 de diciembre de 2022 - Edición Nº247

Logística

INFLACION SIN FRENO

Transportistas de cargas advierten que no son formadores de precios y que tienen sus tarifas retrasadas

Un informe de FADEEAC sostiene que las tarifas del sector corren detrás de la inflación y que los costos de transporte de los alimentos tienen un mínimo impacto en los precios finales que pagan los consumidores


Por: Redacción TYL

En paralelo con el desarrollo de la paritaria salarial con el gremio de Camioneros que encabeza Pablo Moyano, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) trajo al primer plano el constante aumento que registran los costos operativos, el desfasaje que arrastran las tarifas del sector y la baja incidencia que tienen los valores de los fletes en los precios finales de los alimentos.

FADEEAC publicó un informe donde destacó que “el transporte no es formador de precios”. Así las empresas de cargas le pasaron un doble mensaje a los ministros de Economía, Sergio Massa y de Transporte, Alexis Guerrera: que las tarifas que facturan subieron menos que los costos operativos y salariales y que el peso del transporte en los precios de los productos que pagan los consumidores hoy es más bajo que abril pasado.

Según un informe del Departamento de Estudios Económicos y Costos de FADEEAC, el costo del transporte de yerba desde el lugar de producción a la góndola incide un 1,41% en el precio final del paquete; en el caso de una botella de aceite, la incidencia es del 1,19%, mientras que para un kilo de azúcar, el impacto del flete en el valor de venta llega al 4,76%.

“En abril, un flete para transportar 28 toneladas de aceite embotellado para consumo familiar a lo largo de 700 km (desde una planta productora hasta un centro de distribución) era de $120.000 finales; en octubre es de $167.600 finales, 39,7% más cuando los costos operativos del sector durante ese período se incrementaron en 47%. Sin embargo, si se analiza el comportamiento del precio del producto, se observa que mientras que en abril el precio al consumidor era de $250 por botella, en octubre, esa cifra trepó a $502, lo que significa 100,9% más que hace 6 meses”, detalló el trabajo de la FADEEAC.

Los transportistas también expusieron otros dos casos que muestran la baja incidencia del transporte en el precio final de los alimentos: 1,41% en el precio final del kilo de yerba y 4,76% en el valor de venta de un kilo de azúcar.

En el primer caso, el costo del transporte de 28 toneladas de yerba mate en un trayecto de 1.200 km es de $ 314.600. Si se tome en cuenta que el kilo de yerba mate de primera marca en un supermercado cuesta $ 795, el cargamento total tendrá un valor de 22.260.000 pesos o $11,24 por kilo de yerba.

En el caso del azúcar, el traslado de 28 toneladas desde un ingenio de Tucumán hasta un centro de distribución en distribución en Buenos Aires, tiene un costo de $304.920 Como el kilo de azúcar de primera marca se vende en un supermercado a $229, el costo del cargamento total ($ 6.412.000) equivaldrá a $ 10,90 por kilo, el 4,76% del precio que paga el consumidor.

Con respecto a los aumentos registrados en los costos operativos del sector, el último informe mensual de la entidad destacó que en setiembre el índice del sector creció 6,45% por encima de la inflación general del 6,2%.

Entre enero y setiembre, el índice de costos del transporte de cargas acumula un aumento del 82%, mientras que la medición de los últimos 12 meses muestra una suba del 96%, 13 puntos por encima de la variación inflacionaria.

Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias