Domingo 04 de diciembre de 2022 - Edición Nº247

Rutas

TRANSPORTE DE CARGAS

Ante la escasez y la suba de precios, recupera protagonismo el recapado de neumáticos

Las empresas dedicadas a la reconstrucción de cubiertas incrementaron su actividad meses por falta de gomas nuevas y el impacto inflacionario. Los precios finales de las recapadas por debajo los valores históricos


Por: Redacción TYL

 La escasa disponibilidad de neumáticos grandes y la suba superior al 100% que registraron en lo que va del año los precios de ventas en las gomerías provocaron un marcado crecimiento en la demanda de cubiertas recapadas destinadas al transporte de cargas.

El aumento en el precio de las cubiertas nuevas también trajo un problema adicional para las empresas que se dedican al recapado: los transportistas “estiran” cada vez más la vida útil de sus neumáticos, los usan más de lo recomendado y cuando los cambian,  la “carcasa” del usado no sirve para recapar porque no tiene suficiente volumen para aplicar la banda de caucho nueva.

Consultados por TRANSPORTE Y LOGÍSTICA, las empresas reparadoras bonaerenses Recmil -con más de 50 años de experiencia- y Preking -20 años de trayectoria- analizaron  la situación actual que enfrenta la actividad, cómo afecta la falta de neumáticos y qué ha pasado con los costos del sector.

Según el gerente de la empresa marplatense, Recmil, Fabián Diel, el crecimiento en la demanda del sistema de recapado -que ya alcanza el 60%- se inició en el 2020, en paralelo con la falta de neumáticos en el mercado.  “La escasez de neumáticos nuevos disparó la demanda del recapado. Una reconstrucción de cubierta con anillado nos permite un rendimiento, en kilómetros, semejante al de una cubierta nueva y hasta puede superarlos”, explicó Diel.

El costo de la reconstrucción de un neumático usado históricamente representó entre un 30% y un 35% del valor de un neumático nuevo. Con la suba indiscriminada de las cubiertas nuevas y el factor agravante de la escasez en el mercado, el recapado recuperó protagonismo.  “Una cubierta nueva de camión de primera marca de 295 80 22 ½ tiene un costo que oscila entre $ 250.000 y $ 260.000 . En tanto, una reconstrucción con anillado -dependiendo la profundidad que se coloque- está entre $ 44.000 y $56.000”, apuntó el gerente de Recmil.

Diel explicó que trabajan con “dos tipos de procesos: uno con banda tradicional, llamada banda plana, que es el más antiguo. El segundo sistema se denomina de anillado”.

Con respecto a la durabilidad, indicó que “varios estudios internacionales indican que hay algunas cubiertas nuevas en el mercado que se rompen con más asiduidad que las gomas recapadas. Es un mito eso de que las recapadas son las que más fallas registran. El 57% de las gomas que se rompen son nuevas. Eso quiere decir que la falla no tiene que ver con la reconstrucción, sino con el uso que se le da al neumático”. 

Diel detalló que los principales usuarios del sistema de recapado son los transportistas de cargas y agregó que “hay un nicho que estamos trabajando que abarca a autoelevadores para el agro, para obras viales y las camionetas rurales”.

Recmil se dedica al recapado desde la década del ´60. Tiene tres plantas recapadoras en Mar del Plata, Carhué y Cipolletti. Además cuenta con puntos de venta y recolección de cubiertas usadas que cubren desde el sur de Santa Fe hasta Tierra del Fuego.

Por su parte, Andrés Benitez, socio gerente de la Preking, señaló que la empresa asenteda en Villa Bosch  hace recapados a vehículos livianos -camionetas tipo ambulancias-, pesados y autoelevadores. 

Benitez es más austero en la descripción del “boom” del sector y estima que la demanda aumentó, “pero solo un 5%”.

Sin embargo, mostró otra cara de la problemática del aumento de los neumáticos nuevos: la gente los deja más tiempo en sus vehículos y cuando las cambian, las cubiertas usadas están tan desgastadas que no sirven para recapar porque no tienen una buena carcasa para aplicar el sistema de reconstrucción.

“No competimos nunca con la cubierta nueva. Por ahí el que vende cubiertas nuevas sí nos puede ver como competidores; pero nosotros no competimos nunca porque la cubierta nueva tiene que estar siempre para que nosotros tengamos el trabajo para hacer; si no hay cubiertas nosotros no tenemos qué recapar”, explicó Benítez.

En cuanto al costo de un recapado señaló que, sin impuestos, ronda un promedio de $30.000. “Históricamente el recapado equivalía al 30% del valor de una  goma nueva, pero ahora los precios finales se ubican entre un 15% y un 20%”, subrayó. 

Con respecto a la forma de trabajo que sigue Preking, Benítez indicó que, tras recibir las cubiertas gastadas, se hace una inspección para corroborar que están en condiciones de ser reconstruidas. A continuación, se pasa al proceso de raspado y torneado de la pisada del dibujo para dejarla arenosa y lista para pegarle la nueva banda de rodamiento.

En cuanto a la cantidad de veces que puede ser reconstruida una cubierta, Benítez puntualizó que “depende de la actividad que realiza el vehículo, pero por lo normal es que se realicen entre dos y tres recapados a cada cubierta”.

Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias