Domingo 04 de diciembre de 2022 - Edición Nº247

Rutas

POR FALTA DE RENTABILIDAD

Las líneas del AMBA advierten que no podrán renovar los colectivos que caducan en 2023

El próximo año se deberían renovar 5.134 unidades que cumplen más de 10 años. El recambio de la flota demanda una inversión de US$ 1.000 millones que las empresas dicen no poder afrontar por falta de fondos


Por: Redacción TYL

El vicepresidente de la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA), Luciano Fusaro alertó que, de mantenerse la situación actual, las empresas de la región metropolitana del AMBA no van a poder afrontar en 2023 la inversión de US$ 1.000 millones que demandará la renovación de los 5.134 vehículos que quedarían inhabilitados para circular por tener más de 10 años de antiguedad.

El empresario destacó que el parque actual en actividad en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires asciende a 18.335 unidades y de ese total se deberían renovar el 28% con la incorporación de nuevos colectivos. 

Fusaro reconoció que las empresas urbanas del AMBA --a pesar de los subsidios que reciben--vienen operando desde hace varios años con “márgenes mínimos de rentabilidad" que hacen imposible afrontar la inversión de casi US$ 1.000 que se necesita para poder modernizar la flota y evitar una “crisis de sustentabilidad en el mediano plazo”. 

El parque circulante que “se vence en 2023” son los colectivos que el año próximo llegarán a cumplir 10 años de servicio quedarán fuera de los parámetros de la ley 24.449 de Tránsito y Seguridad Vial que establece que los propietarios de vehículos de transporte público de pasajeros no pueden tilizar unidades con más de una década de uso.

 “Lo más probable es que el gobierno haga lo mismo de siempre, que es prorrogar la vida útil por tres años más, pero eso es un arreglo de escritorio”, sostuvo Fusaro.

Un vehículo que sobrepasa los 10 años ingresa al taller más seguido, contamina más que una unidad nueva eimplica un mayor riesgo para los pasajeros por las mayores probabilidades de fallas y posibles incendios de las unidades.

Durante los últimos años los empresarios vienen denunciando que prestan el servicio prácticamente sin márgen de rentabilidad porque los subsidios que les remite el Gobierno nacional “no cubren los costos”. 

Incluso, hasta la semana pasada las compensaciones estaban calculadas con una estructura de costos del transporte que no se actualizaba desde el mes de marzo. La nueva estructura de costos aprobada por medio de la resolución 804 del ministerio de Transporte no dejó conformes a los empresarios porque se tomaron en cuenta valores de insumos y rubros operativos del mes de agosto que ya se encuentran desfasados con las variaciones inflacionarias de setiembre y octubre.

Los dueños de los colectivos del AMBA advirtieron que el Gobierno porque “sigue sin reconocer los verdaderos costos operativos de las empresas”.

En ese sentido, Fusaro aseguró que la en planilla de estructura de costos nueva “es muy grave la subvaluación del valor de reposición del vehículo". Según indicó el directivo de AAETA, la resolución 804 considera que el valor de cada colectivo nuevo es US$ 130.000, cuando en realidad el precio final que deben desembolsar las empresas por cada unidad nueva que incorpora no baja de los US$ 190.000.

 

Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias