Domingo 04 de diciembre de 2022 - Edición Nº247

Rutas

ROBERTO ARIAS / ECONOMISTA 

“Hay que cambiar el costoso y poco eficiente sistema SUBE para que se pueda utilizar cualquier medio de pago”

El economista y ex secretario de Políticas Tributarias, Roberto Arias cuestionó las situación actual y el atraso tecnológico del sistema SUBE. Consideró que es "antiguo, costoso y no aporta beneficios para los usuarios


Por: Redacción TYL  

Roberto Arias es economista especializado en tributación y seguridad social.  Se desempeñó como Secretario de Políticas Tributarias durante la gestión de Martín Guzmán al frente del ministerio de Economía.

– ¿Cuál es el problema con el sistema SUBE?

– El mayor problema que tiene el sistema SUBE claramente es la forma de recarga que tiene esa tarjeta magnética. Hoy hay otro tipo de tecnologías mucho más comunes, donde el saldo lo lee un sistema y no está cargado en la tarjeta. En la tecnología de SUBE la única forma de recargar es con un dispositivo que cargue el saldo en la tarjeta. Lo que significa es que la tarjeta tiene que estar intervenida por un proceso electrónico. Se va a cargar a un lugar físico, a una estación de subte, un quiosco o lo podés cargar vos si tenés un celular que te transmita la señal NFC. 

Hoy con el celular o con el Home Banking podés pagar la cuenta de la luz, cargar el saldo al teléfono, pagar las expensas, hacer cualquier cosa, menos cargar la SUBE que es un producto de uso muy masivo.  

– ¿Qué le falta?

– Hay dos cosas importantes que el sistema SUBE no tiene. La recarga, que además no tiene solución, habría que hacer un cambio y sumar tecnología. Y el segundo problema es la propia tarjeta. En muchos países ya se está evitando que necesites una tarjeta para viajar sino simplemente pagar con otro medio de pago que tengas, con otra tarjeta, que te sirva para otra cosa o pagar con celular mediante QR, que por ejemplo, en Salta ya existe. 

– ¿Cómo afecta esto a los usuarios?

– No hay otro tema que afecte directamente a tantas millones de personas como mejorar el transporte público. Hay 13 millones de usuarios de la tarjeta SUBE, no hay otra cosa que puedas hacer que mejore la experiencia de tantas millones de personas durante todos los días.

– ¿Mejoraría en cuanto a accesibilidad?

– Mejoraría muchísimo la accesibilidad y aparte, hay un tema de costos. Cargar electrónicamente es mucho más barato que sostener una red de carga que implica disponer de dispositivos especiales. Además, hay un manejo del efectivo, de la recaudación y la venta de todos estos dispositivos que se usan para cargar. Si la gente pudiese cargar electrónicamente el saldo te evitas todo eso, directamente con una aplicación lo cargas y listo. Al Estado le saldría mucho más barato y la experiencia de usuario sería muchísimo mejor. 

– ¿Hay provincias donde funcionan sistemas diferentes al SUBE?

– Hay algunas provincias que tienen una tarjeta que no es la SUBE, que es Red Bus por ejemplo, o en Santa Fe se llama Mobi, que tienen sistemas de carga totalmente distintos. La carga se puede hacer directamente desde la aplicación. Con Mercado Pago o con Ualá podés cargar la Red Bus. En Salta y en Tucumán pero no podes cargar la SUBE. 

– Algunos secretarios de Transporte vienen planteando que el sistema SUBE no sirve, ¿cree que tiene que ver con esto?

– Sí. El problema es que si a una provincia vos le decís que se suba a la SUBE, va a tener dos problemas muy serios. Uno que tenés que asegurarte que todo el mundo pueda comprar esa tarjeta o tenés que tener una red de ventas de las tarjetas, no solo para instalar la entrada, sino porque después la gente la pierde y necesita otra tarjeta.  Y el otro problema es que necesita el sistema de recarga, necesitas tener quioscos que estén cerca y muy dispersos geográficamente, porque si a la gente la obligas a viajar para cargar la tarjeta ya no sirve. La idea es que haya muchísimos puestos de carga cercanos a todos los domicilios. Esos dos problemas lo evitarías con un sistema más moderno como existe en otros lugares que es más barato. 

– ¿Hay algún proyecto para modificar el sistema? 

--Entiendo que el ministerio de Transporte está trabajando en esto. Están adhiriendo más lugares, pero yo creo que adherir a más lugares sin hacer una modificación de la tecnología no es lo mejor porque justamente es súper costoso. 

–¿Crees que puede haber voluntad política para que ésto cambie? 

– Me parece que sí, no veo por qué habría algún tipo de oposición a algo que beneficia a los usuarios que son millones y millones de personas y que no sale plata, en realidad significa un ahorro.  Creo que debería ponerse como un tema muy prioritario en términos del impacto que tiene en la calidad de vida de millones y millones de personas.

– ¿Qué sistema de pago sería el mejor?

– Hoy lo que se usa son sistemas de pagos abiertos, en el que vos con el mismo dispositivo podés leer distintos medios de pago. Entonces el usuario elige si quiere pagar con una tarjeta de débito, una tarjeta prepaga, con el celular, con una billetera o con una tarjeta de un banco. 

No es darle un medio de pago para que vos me puedas pagar a mí, como pasa con la SUBE. En lugar de imprimir la tarjeta, distribuirla, armar un sistema de pago, puedo lograr que en cada colectivo se pueda pagar con cualquier medio de pago. Eso es lo que han hecho otros países y un poco hacia donde está va la tecnología. 

Los bancos están reemplazando sus sistemas  para que todas las tarjetas contactless con chip se puedan para cualquier pago. Se pusieron de acuerdo y adoptaron un protocolo a partir del cual se apoya la tarjeta y te cobra inmediatamente. Es un protocolo que lee cualquer tarjeta para la operación de pago sea algo fácil y rápido.

– ¿Esto tiene algún costo? 

– Hay muchos bancos y muchas billeteras que ofrecen tarjetas que son gratuitas. Vos podés hoy tener la tarjeta y no pagar nada. Las tarjetas prepagas son gratuitas. El Banco Provincia tiene la cuenta de DNI;  Nación tiene BNA+ y hay varias billeteras electrónicas más.  Hay 16 millones de cuentas de pago, según el Banco Central. Prácticamente es muy importante, sobre todo en la población más joven. Si existe la tecnología, para qué tener el gasto de una tarjeta SUBE.  

– ¿Qué pasaría con los subsidios al transporte como para quienes cobran la jubilación mínima o acceden el boleto universitario?

– El 99% de las personas adultas en la Argentina tienen una cuenta bancaria o una cuenta de en una billetera virtual. Todo el movimiento ahí es prácticamente gratuito, vos depositas la plata y después la pueden usar con el medio que elijan. Directamente con el celular, no tiene que imprimir una tarjeta. 
Ya estamos en condiciones de saltar una nueva etapa. Si querés darle un subsidio se lo cargas en la cuenta y listo, que la use como quiera. Siempre estaba el miedo de decir es la persona más vulnerable, que está marginada, que no tiene tarjeta o no tiene celular. Y me parece que hay que dar un salto e ir hacia un medio de pago electrónico, no quedarnos con este tema de la SUBE que para que te acrediten un saldo tenés que ir a una estación de tren por ejemplo. 

– Pero la SUBE está registrada con nombre y apellido para poder acceder al subsidio 

– Otro problema que tiene la SUBE que quiso resolverlo pero no lo terminó de resolver, la nominalidad. Que la tarjeta sea una persona, porque en su momento dijeron que para que tengas el subsidio de transporte, por ejemplo, o el boleto estudiantil, vos tenes que cargar tu tu DNI en la tarjeta, y quedaba esta tarjeta asociada a una persona. 
El problema es que no tiene ningún tipo de seguridad porque si yo tengo una tarjeta donde tengo una jubilación mínima, que pago el transporte la mitad, se la doy a otra persona y viaja con mi tarjeta. 

Para cargar subsidios al transporte o cualquier tipo de subsidio en una tarjeta tenés que asegurarte que la use este usuario, una tarjeta que le pidan el DNI o que esté asociado a un teléfono. Nadie le presta el teléfono a otra persona para que viaje, ni le das una tarjeta. Es algo que originalmente se había pensado en la SUBE pero la única forma de subir al colectivo es mostrar el DNI pero ni siquiera está el nombre tuyo en la Sube. Ahí quedó corto, no se asegura  la nominalidad de quién está viajando. 

Con estos sistemas de pago abierto, tenés siempre el nombre de la persona que hace el pago. Porque es un medio de pago que es una tarjeta o un teléfono. No podés pagar con la tarjeta de otra persona. 


 

Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias